23 nov. 2007

Urbanismo sustentable para Pudahuel

A través de los Proyectos de Desarrollo Urbano Condicionado, el Ministerio de la Vivienda creó un sistema de planificación habitacional integrado que permite medir anticipadamente los impactos en el entorno.

Recientemente han sido aprobados por la COREMA los 3 primeros PDUC que funcionarán en la comuna de Pudahuel. Antes ya habían recibido la aprobación del Concejo Municipal a cuya instancia los sometió el Alcalde Johnny Carrasco Cerda.

Desde el 2003, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo está implementando en la comuna de Pudahuel Proyectos de Desarrollo Urbano Condicionado o Pduc, un mecanismo de perfeccionamiento territorial tendiente a asegurar el crecimiento ordenado y eficiente de la ciudad de Santiago, estableciendo de manera anticipada las necesidades de las áreas de desarrollo inmobiliario de Pudahuel, de acuerdo a las demandas de equipamiento, comercio y servicios, educación y salud, de los habitantes que llegarían a estas zonas, con un plazo máximo de 30 años.

Los beneficios que se obtienen al ocupar este sistema de planificación es que permiten establecer anticipadamente pequeñas ciudades y sus impactos antes que las personas se instalen en dichas zonas, permitiendo planificar su desarrollo y tener una definición de lo que se quiere para la ciudad de Santiago. Actualmente, los proyectos Pduc que se desarrollan en Pudahuel son Urbanya, Praderas y Enea, cuya inversión conjunta estimada en macroinfraestructura es de US$500 millones durante la vida de los proyectos.

Urbanya

Controlado por el grupo Santa Cruz, el proyecto Urbanya está emplazado al oeste del Aeropuerto Arturo Merino Benítez (AMB). Ofrecerá cerca de 17 mil 500 viviendas para más de 70 mil habitantes y requiere de una inversión de US$110 millones en infraestructura y US$1.300 millones de terceros (urbanización y viviendas) a 30 años. Sustentable S.A es la consultora encargada de realizar su Declaración de Impacto Ambiental, la que ya fue ingresada al SEIA.

Con una superficie total de 705 hectáreas, Urbanya incorpora zonas de viviendas (436 hectáreas), equipamiento urbano (26 hectáreas), áreas productivas y comerciales (39 hectáreas), e infraestructura y macroinfraestructura (43 hectáreas). Además de áreas verdes y parques (162 hectáreas), y plazas públicas (40 hectáreas), con más de 6 mil árboles plantados.

Praderas

Es el primer proyecto inmobiliario del grupo Hurtado Vicuña y además participa CB y minoritarios. Ubicado en el valle Lo Aguirre, ofrece más de 28 mil viviendas para más de 120 mil habitantes. Requiere de una inversión de aproximadamente US$300 millones en infraestructura y US$2.000 millones de terceros (urbanización y viviendas) a 30 años plazo.

Con una superficie total de 2 mil 108 hectáreas, Ciudad de Lo Aguirre–Praderas incorpora zonas de vivienda (665 hectáreas); áreas verdes (170 hectáreas) y áreas de equipamiento, servicios y comercio (79 hectáreas). Además, incluye áreas productivas (49 hectáreas) y de infraestructura y otras de más de 261 hectáreas.

Enea

Enea, Parque de Negocios, está constituido por un 55 por ciento de participación del Grupo Enersis y un 45 por ciento de la familia Guzmán Nieto, propietaria de este antiguo fundo llamado "Casas de Lo Prado". Su proyecto contempla el desarrollo urbanístico de aproximadamente mil hectáreas de la comuna de Pudahuel, adyacentes al Aeropuerto Internacional de Santiago, Comodoro Arturo Merino Benítez (AMB), en donde se integran industrias, oficinas, proyectos habitacionales, área verdes y de recreación, áreas de servicios, áreas de proyectos especiales y zonas de vialidad.

Los beneficios de los Pduc

Para Pablo Contrucci, gerente general de Urbanya, la cualidad principal de este tipo de proyectos es que “las zonas de Pudahuel donde se encuentran emplazados, cuentan con condiciones naturales para el desarrollo de iniciativas inmobiliarias, puesto que tienen una gran extensión y muy baja calidad para usos agrícola. Los Pduc permitirán el progreso de esta zona, que hasta ahora era un sector sin destino, y más bien estigmatizado como una zona contaminada”.

Este tipo de iniciativas ayudan a resolver una de las mayores problemáticas del sistema inmobiliario nacional: la falta de viviendas sociales de calidad, sector en el que actualmente existe un déficit importante de aproximadamente 2 mil 500 unidades. "La norma exige 12 por ciento de viviendas sociales (UF500) y 18 por ciento de viviendas dentro de los valores subsidiables por el Serviu (1.500 UF), lo que genera casi 5 mil 500 viviendas sociales entre ambos proyectos (Praderas y Urbanya), lo que significará un aporte importante al desarrollo de la vivienda regulada en Chile", explica Contrucci.

El crecimiento acelerado de Santiago – con 40 mil viviendas al año- obliga al Estado y a los privados a trabajar en conjunto para brindar a los santiaguinos soluciones habitacionales. “La ciudad necesita expandirse y densificarse por razones demográficas y económicas y requiere de viviendas de mejor calidad, con un entorno armónico, buen equipamiento público, acceso y cercanía a servicios, educación y salud, y mayor seguridad”, enfatiza Alejandro Magni, gerente general de proyecto Praderas.

El empresario agrega que “Otra de las razones por las cuales los Pduc son necesarios. El suelo para vivienda en Santiago es escaso y finito, por ende, debemos buscar zonas donde proyectos inmobiliarios como éste puedan desarrollarse”.

La tramitación de los permisos se encuentra en una etapa final para autorizar el cambio en el uso de suelo de la zona. Para ello, las empresas cuentan con la aprobación del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el Plan Maestro del Ministerio de la Vivienda y Urbanismo y de la Ilustre Municipalidad de Pudahuel. Sin embargo, para concretar la inversión, se está a la espera de la aprobación del Estudio de Impacto de Transporte. Este trámite es indispensable para ingresar a la última etapa de aprobaciones del Core.

Se estima que estos proyectos comenzarán a ser construidos en el 2008.