29 nov. 2007

Ecologistas impulsan campaña 'Basura cero para calentamiento global cero'

En el "Día de acción global contra la basura y la incineración", organizaciones de todo el mundo llevan a cabo acciones para mostrar la oposición ciudadana que existe a la irresponsable promoción y financiación de rellenos sanitarios e incineradores de residuos.

Grupos ciudadanos de más de 30 países impulsan la campaña “Basura Cero para calentamiento global cero” como una solución urgente para reducir y combatir las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de tecnologías sucias de tratamiento y disposición de residuos, informó este miércoles la organización ambientalista Acción Ecológica.

La entidad recordó que duante la presente jornada se celebra el "Día de Acción Global contra la Basura y la Incineración", que se realiza por sexto año consecutivo, oportunidad en que agrupaciones de salud y justicia ambiental de todo el mundo llevan a cabo acciones para mostrar la oposición ciudadana que existe a la irresponsable promoción y financiación de rellenos sanitarios e incineradores de residuos.

Subrayan en sus acciones el hecho que las tecnologías sucias no limpiarán la atmósfera de las emisiones que afectan el clima. Juntos, los grupos demandan brindar un apoyo mundial a las alternativas de 'Basura Cero', que abandonen el uso de basurales, rellenos sanitarios e incineradores.

“Pedimos a los gobiernos y financistas que dejen de contaminar nuestras comunidades con las sustancias tóxicas que se emiten con el enterramiento y la incineración de desechos, que además contribuyen significativamente a la crisis del cambio climático. En cambio, llamamos a que se apoye y se actúe a nivel mundial sobre políticas de Basura Cero, que en definitiva eliminarán la basura y la contaminación, marcarán un avance hacia sistemas sustentables de manejo de desechos, preservarán materiales, ahorrarán energía y crearán fuentes de trabajo verdes y sustentables para la gente,” dijo Neil Tangri, de la Alianza Global para Alternativas a la Incineración (GAIA).

GAIA es una coalición internacional de más de 500 organizaciones de interés público de 82 países que trabaja para promover la producción limpia, planes de Basura Cero y sistemas sustentables de manejo de desechos. GAIA está comprometida en erradicar la incineración de residuos y avanzar hacia soluciones reales para la crisis de la basura.

Luis Mariano Rendón, coordinador de Acción Ecológica, entidad que integrante de Gaia, expresó el apoyo de la agrupación a la promoción de Basura Cero como una estrategia central en la prevención y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Indicó al respecto que “las políticas, programas y fondos estatales deben priorizar la prevención de la generación de residuos, la reducción, reutilización, reparación, reciclaje y compostaje como medidas concretas para ahorrar energía y evitar los gases de efecto invernadero.”

Ante la crisis climática, las industrias de incineración y rellenos sanitarios están promocionando tecnologías tóxicas y de “final de tubería” disfrazándose de “energía verde”. Usando nombres como “valorización energética”, “gasificación” y “plasma”.

Sostuvo al respecto que las empresas de disposición y tratamiento de residuos han accedido al presupuesto público y a subsidios destinados a la promoción de energía renovable y a algunos programas “verdes”, alentando la construcción y expansión de proyectos de disposición costosos, contaminantes y nocivos para el clima y obstaculizando los esfuerzos comunitarios para detener la generación de residuos y el calentamiento global.

Agregó que los incineradores emiten por sus chimeneas más dióxido de carbono (CO2) por unidad de electricidad generada que las centrales térmicas que operan con carbón. Por otro lado, los rellenos sanitarios son la tercera fuente de emisión de metano (CH4) en Estados Unidos – el metano es un gas de efecto invernadero 23 veces más potente que el CO2.

"Las tecnologías de tratamiento y disposición se alimentan de los decrecientes recursos que deberíamos estar reciclando o compostando, como papel, restos de comida, plásticos y aluminio, y contrarrestan los esfuerzos por reducir lo que desechamos en primer lugar", indicó.

Además, la incineración genera una espiral negativa de aumento del consumo de energía y emisiones de gases de efecto invernadero. Los típicos contratos con incineradores tienen políticas restrictivas que obligan a tratar una determinada cantidad de basura. Estos contratos imponen multas que actúan como un desincentivo para que una ciudad mejore las estrategias de prevención de residuos y los programas de reciclaje y compostaje.

Acción Ecológica sostuvo finalmente que en Santiago, se encuentra en evaluación ambiental un proyecto de incineradora en la comuna de Puente Alto, el que ha recibido el rechazo de organizaciones ecologistas y comunales. La autoridad sanitaria también se ha manifestado contraria a este proyecto, por su impacto en la contaminación atmosférica de la capital.
http://www.elmostrador.cl/modulos/noticias/constructor/noticia_new.asp?id_noticia=233997